Consulta de Comunicación Animal



Mi hija Almudena con nuestro perro Brutus, un Mastín Leones
Mi hija Almudena con nuestro perro Brutus, un Mastín Leones

Una de las grandes oportunidades que nos ofrece la comunicación animal es poder saber lo que ellos necesitan, como son realmente, y como se sienten. Después de una consulta el vínculo se fortalece, ya que hay un mayor entendimiento y conoces mejor a tu peludo compañero de camino.

A través de la práctica de la meditación, se me han ido abriendo diferentes capacidades, una de ellas la telepatía con los seres sensibles.

Mis primeras experiencias, hace unos quince años, fue con los árboles, que se comunicaban conmigo cuando iba a abrazarlos en mis paseos por el bosque.

Con el tiempo esa comunicación se ha extendido a los animales, primero a los de mi familia, y luego a los demás, incluidos los animales silvestres y los insectos.

La consulta de comunicación animal no es adivinación. Es una conversación, en la que si a un animal no se le pregunta por un tema específico, lo más probable es que no nos hable sobre él.

Por lo que para poder platear bien las preguntas, la comunicadora necesita toda la información posible. Debemos tener en cuenta que cada animal es un mundo, y algunos hablan sin preguntar, y otros solo hablan de lo que se les pregunta. Algunos son habladores y otros tímidos y callados, algunos alegres y distraídos,  y otros serios y responsables.

En esta consulta, cualquier detalle puede ser importante para poder hacer las preguntas adecuadamente y recibir la información necesaria para el bienestar de nuestro amigo y compañero. 

Consultar tarifas.