Cómo Aprobar el carnet de conducir con la Terapia de Respuesta Espiritual

24.05.2021

La Terapia de Respuesta Espiritual tiene un amplio marco de actuación. Con ella podemos desbloquear multitud de situaciones a nivel mental, emocional o físico. Nuestros ayudantes espirituales a través del péndulo y los gráficos nos muestran en detalle el trabajo que hacen por nosotros, cuya consecuencia es que todo fluye más fácil en nuestra vida de forma comprobable.

Recuerdo el caso de una joven que quería sacarse el carnet de conducir pero no conseguí a probar el examen práctico.

Era una chica con estudios superiores, acostumbrada a pasar por situaciones de examen durante toda su carrera, inteligente y con buenas notas. Lo cual hacía que su frustración fuera aún mayor y no pudiera entender por qué  no lograba superar esta prueba.

Porque nuestra protagonista ya se había presentado 14 veces al práctico. 

Cuando vino a mi consulta su  moral y su auto-estima estaban por los suelos. Se consideraba una inútil. Iba a examen con mentalidad de derrota, cada vez lo hacía peor, además tenía sentimientos de culpa por todo el dineral que se estaban gastando sus padres en las clases de conducir, sufría de ataques de ansiedad por esta causa y además el tema se había convertido en fuente de conflicto entre sus padres. Todo lo cual no ayudaba a que saliera airosa de la situación de examen.

Pero cuando me contó todo esto y me preguntó si la podía ayudar a superar el próximo examen, vi claro que si, que sin lugar a dudas podíamos resolver esta situación que se había enquistado sumando diversidad de elementos al problema original.

Le dedicamos tan solo tres sesiones de trabajo con TRE para desbloquear. En una de ellas abordamos la ansiedad, en la otra la auto-estima y en la última limpiamos para que pudiera mantenerse en calma y que lo hiciera lo mejor posible. Además la entrené en técnicas de meditación y control de su respuesta emocional.

Durante las clases que daba con su profesor antes de la siguiente convocatoria a examen, pudo ir notando la mejoría, tanto ella como el profesor de la auto-escuela. El profesor comenzó a transmitirle que le veía grandes cambios con respecto a la seguridad en si misma y en manejo del coche. Con lo que el profesor también se sentía más seguro a la hora de presentarla a examen.

Y así fue como efectivamente, a la siguiente convocatoria llegó centrada y en calma, sin ápice de ansiedad y segura de sí misma. 

El resultado no se hizo esperar y en nuestra siguiente consulta pudimos celebrarlo con una infusión.

Tan contenta quedó con los resultados que lejos de abandonar las sesiones quiso continuarlas para conseguir un buen trabajo. En la actualidad da clases en un instituto de aquello para lo que se formó en la universidad y en lo que obtuvo tan buenas notas.