El Taxi

28.08.2021
María (nombre ficticio) y yo llevamos años trabajando juntas. María es una de esas personas que confía en lo que hacemos y cada vez que aparece un desafío en su vida se pone en contacto conmigo para que le eche una mano 

Maria tiene un taxi. Hace un par de semanas el taxi sufrió una avería importante y acabo en el taller, donde le dijeron que su caso tenía difícil solución.

A pesar de que su taxi ni era aun demasiado viejo, ante la magnitud del arreglo que tenía que hacerle, María decidió comprar uno nuevo y enviar este al desguace.

Pero le dijeron que no hay taxis a la venta en este momento, que lo iba a tener muy difícil. 

Mientras que sucedía todo esto, María se había puesto en contacto conmigo y ya estabamos trabajando con TRE y TdA en el asunto.

La cuestión es que en pocos dias María encontró varios coches en venta de su agrado, cuando a ella le habian dicho que eso era poco menos que misión imposible.

Pero a la vez surgió otra solución, cambiar el motor a su coche por un motor rectificado. Eso iba a ser bastante mas económico y además le permitía no mandar a su coche al desguace, lo cual a ella tampoco le parecia bien.

María me llamó para comentarme que queria una sesión para trabajar este tema porque no encontraba un motor rectificado que le sirviera a su taxi.
En ese momento, mientras que acordabamos la cita para la sesión, yo envié un Cho-ku-rei a buscarle un motor. Al rato, cuando colgamos, a mi me llego la información de que debian buscar el motor fuera de la Comunidad de Madrid.

Cuando a los dos días volvimos a hablar, esta vez para realizar la sesión, Maria me dijo llena de gozo que ya había encontrardo el motor, y no solo uno, si no dos. Siendo que los dos estaban fuera de la Comunidad de Madrid. 

Asi que con la felicidad de tener resuelto un tema tan importante para ella, nos pusimos a meditar juntas para dar las gracias por estar sostenidas siempre.